La mujer, sus emociones y el cáncer de mama.

El mes de octubre es un mes elegido para aumentar la atención y concientización de la población en la lucha contra el cáncer de mama. Aunque muchas mujeres pelean día a día se elige este mes donde se trabaja más a través de diferentes campañas para incrementar la sensibilización en las mujeres sobre esta enfermedad, de sus causas y consecuencias, y como desde la prevención a través de la auto exploración mensual puedan hacer una detección precoz lo que permita una pronta intervención.

¿Que es el cáncer de mamas?

Es el cáncer que más afecta a las mujeres. Es un tumor maligno que se origina en las células de las mamas.
Un tumor maligno es un grupo de células que crecen de manera desordenada e independiente, que tiende a invadir los tejidos que lo rodean, así como otros órganos.

Emociones

Es importante que como mujer puedas conocer tu cuerpo. No sólo tu aspecto exterior, tu peso, talla, etc; sino también tu funcionamiento interno, tus diversos cambios y su relación con tus emociones y sentimientos.
Desde mi experiencia profesional el factor emocional es muy importante para prevenir la aparición de esta y muchas otras enfermedades, considero que cada emoción negativa guardada, silenciada o reprimida tarde o temprano se manifiesta en nuestro cuerpo a través de una enfermedad.
Una emoción mal gestionada, sin ser expresada en su debido tiempo, puede manifestarse en una enfermedad real.

Me llama la atención en la definición del cáncer de mama y del tumor maligno
«que es un grupo de células que crecen de manera desordenada …»
Y en relación al desorden de emociones en tu interior quiero hacer referencia a algunas emociones que están muy ligadas a nuestra feminidad y maternidad, de las cuales no podemos ignorar ni mucho menos autocompadecernos, sino actuar para encontrar liberación de todo dolor y sanidad.

«Mujer el callar y encerrarse, agrava el dolor y dispara la enfermedad»

Cuando tu mundo interior se desordena, aparece la confusión, y alteración del orden en tu mundo más íntimo se manifiesta a través de:

  • Heridas profundas.
  • Rencor que se esconde por mucho tiempo.
  • Dolor intenso que perdura por años.
  • Carga permanente de odio.
  • Falta de amor por lo que uno es :mujer-madre.

El conjunto de estas manifestaciones crean el ambiente ideal para enfermarnos. Y alterar la tranquilidad y el buen funcionamiento, que hacen mantenernos sanas, equilibradas y poder disfrutar de cada etapa de nuestras vidas como mujeres y como madres.

Nadie esta exenta de pasar por un fuerte dolor que quiebre nuestro corazón, como la pérdida de un ser querido. Podemos perder también la atención, el interés, el corazón de un hijo, sintiéndonos rechazadas.
Otro dolor que es muy difícil de atravesar es el del desengaño amoroso, el divorcio, todo ese tiempo ocupado en construir una pareja, un matrimonio, que desata el rencor, el odio.
Estos son algunos ejemplos de una avalancha de situaciones y un cúmulo de emociones que contribuye a generar un cáncer de mamas.

Previene, toma iniciativa!

Algunas mujeres se afectan más que otras, pero todas nosotras podemos aprender a gestionar correctamente nuestras emociones, aquí algunas claves:

  • Expresa tus sentimientos.
  • Pide ayuda en grupos de apoyo y profesionales.
  • Benefíciate del apoyo de amigos y familiares.
  • Confía en Dios, todo va a salir bien.
  • Piensa soluciones.
  • No vivas de apariencias.
  • Ama la vida.
  • Acéptate y acepta los cambios.
  • Perdona y perdónate.
  • Reconoce tu voz interior y escúchate.

Supéra ésta enfermedad.

El Licenciado en Psicología David Masnú nos explica en su artículo Cáncer de mamas, que la realidad no puede cambiarse y, además, es importante hacerle frente. Una actitud positiva y valiente fortalece nuestras defensas tanto físicos como emocionales y mejoran claramente la forma de estar en nuestra vida, como así también la manera en que vamos a afrontar cada situación.

Se dice que una persona que ha vivido la experiencia de un cáncer siente cambios profundos, aparecen nuevos valores y actitudes, mayor fortaleza y paz interior y que conlleva una nueva visión de sí misma y de lo que le rodea, más positiva, intensa y consciente.

Gabriela Quintero.

Comparte en tus redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *